blog saunas grupopoolplus

Diferencias entre saunas de infrarrojos y a vapor

¿Estás pensando en comprar una sauna, pero aún no sabes cual comprar? A continuación, vamos a observar cómo funcionan las saunas de infrarrojos y a vapor y, que beneficios nos ofrece tener una sauna en nuestro propio hogar.

La compra de saunas ha ido aumentando en los últimos años, gracias a que nos producen un estado de relajación que producen endorfinas que causan la sensación de bienestar. Además, su uso ha sido medicinal desde hace muchos años gracias a los beneficios que esta aportaba.

¿Cómo funcionan las saunas de infrarrojos?

La energía de estas es generada por una resistencia eléctrica, la cual desprende rayos infrarrojos que no son perjudiciales para la salud, que se meten en nuestro cuerpo sin vapor o calor. En las saunas de infrarrojos, la sensación que transmite es como la que recibimos cuando nos da el sol y, a diferencia de las saunas a vapor el calor no se expande por el habitáculo.

En estas saunas, la temperatura es diferente ya que, suele rondar entre los 35 y 50ºC, que hace que se pueda utilizar durante más tiempo que el otro tipo de sauna. Un uso correcto de tiempo empleado en esta rondaría entre los 30 y 45 minutos.

Además, las saunas de infrarrojos son más prácticas para tener en tu hogar, debido a que estas hacen un mínimo consumo de la electricidad y, es muy sencillo de instalar en casa.

Saunas de infrarrojo

¿Cómo funcionan las saunas a vapor?

En el caso de las saunas a vapor o de calor seco, la fuente de calor proviene de una estufa a base de leñas o piedras volcánicas que generan vapor y calor seco al calentarse, lo que hace que el vapor se extienda por todo el habitáculo en el que está lo que provoca un aumento de la temperatura de 70 a 100ºC. Debido a esto, es recomendable un uso menor que el que corresponde en las saunas de infrarrojos, es decir, debes moderar su uso a unos 15 minutos o 25 como mucho.

Además, la sauna a vapor tiene un mayor gasto energético ya que, necesita más tiempo para calentarse debido a que, se debe encender 45 minutos antes de su utilización, lo que hace que emplee más actividad energética que la anterior. Aun así, sigue siendo una buena opción para instalarla en tu casa.

Sauna a vapor

Beneficios que obtenemos de las saunas de infrarrojos y a vapor

Los principales beneficios que presentan las saunas de infrarrojos y a vapor son:

  1. Alivio del dolor tanto óseo como muscular ya que, gracias a esta los vasos sanguíneos se dilatan facilitando la circulación de la sangre, lo que conlleva a una mejor oxigenación del cuerpo, músculos y articulaciones.
  2. Elimina toxinas nocivas mediante el sudor producido por el calor resultante de las saunas y, hace que la grasa no se quede en tus arterias causando arteriosclerosis y, reduce la celulitis.
  3. Mejora del sistema inmunológico a través de una serie artificial causada por el calor de las saunas, reforzando así tu sistema inmunitario.
  4. Aumenta la longevidad y reduce la mortalidad por enfermedad coronaria, gracias a que mejora el funcionamiento del corazón y, reduce la tensión arterial gracias a sus vapores.
  5. Aumenta la biogénesis mitocondrial ya que, dentro, tu cuerpo produce más mitocondrias que se convertirá en energía para nuestro cuerpo.
  6. Limpia la piel. Esto se produce debido a que, con el calor, los poros se dilatan y, gracias a esto, se produce una eliminación de las purezas que tenemos. Además, favorece la producción de colágeno para tener una piel elástica y flexible.

En Grupo Poolplus encontrarás los tipos de saunas comentados en el artículo y, productos similares. No olvides también visitar nuestra tienda online de venta de productos de piscina y, si tienes más dudas sobre algún producto ¡Contáctanos!